Artículos

El agua mineral: nuestras advertencias ante su consumición

El agua natural, tal y como la conocemos, contiene una pureza original que hace que no sea necesaria su cocción ni tratamiento para ser servida. Lo más importante del agua es que en su envasado mantiene propiedades útiles para la actividad y funcionamiento de nuestro organismo. Es sana y natural.  ¿Qué advertencias debemos tener en cuenta a la hora de conservar todos sus beneficios y salubridad?  En este artículo de Centro Tecnológico de Seguridad Alimentaria os lo contamos. 

Consejos importantes acerca del agua embotellada

  1. No consientas embotellados ya abiertos. En el momento que solicites agua embotellada en algún sitio, ya sea un restaurante o un supermercado, la botella debe estar totalmente cerrada. Esta es la única forma de reconocer que el agua que nos ofrecen es mineral. En el procedimiento para envasarla sigue una norma estricta para que la pureza que contiene sea conservada y no sea alterada.
  2. Si viajas, ¡agua embotellada siempre! Como ya hemos dicho antes, en el momento que no es embotellada, ignoramos cuál es su origen y en la condición en el que se halla. Tampoco sabemos el tiempo ni temperatura en la que ha estado.
  3. Nada de hielo. Si quieres beber agua mineral, ni se te ocurra combinarla con ningún cubito de hielo, ya que si son obtenidos del agua de grifo, los compuestos podrían deteriorarla.
  4. Protección del agua. No es aconsejable que el agua esté expuesta a la luz del sol. Deberá estar en un sitio fresco y aislado de fuertes olores o sustancias agresivas, como son productos de limpieza.
  5. Revisa el etiquetado. Las aclaraciones que trae el etiquetado hace que reconozca a la empresa que se encarga del envasado como garantizadora de los compuestos y calidades que portan los recipientes cerrados.
  6. Una vez que la botella haya sido abierta, deberá de consumirse a los pocos días. Ha de mantenerse en lugares frescos y ser consumida como mínimo en los siguientes 3 días siguientes para obtener todas las cualidades. 
  7. No dejar el envase en el suelo. Por el suelo pasan muchas bacterias traídas de la calle, las cuales pueden ser bastante perjudiciales para la salud, aunque el contenido que se vaya a consumir sea el de dentro de la botella. 
  8. Proseguir las advertencias del etiquetado. En la etiqueta nos da bastante información del ingrediente, pues sabremos de donde procede, nombre de su manantial y el compuesto con el que está aportada.
Evita los peligros del agua mal embotellada

El Agua Mineral pasa sus comprobaciones de calidad

El agua mineral es el principal componente alimentario más importante para nuestra vida, por lo tanto, es el elemento al que más exámenes de calidad se le realiza. La ley obliga que el agua embotellada llegue al usuario en el mejor estado, para poder tener su disfrute y mantener su puro natural de manera inalterada.

¿Qué agua embotellada es la más recomendada?

Esta duda llega cuando vamos a elegir alguna botella de agua, aquí os dejamos algunos puntos en lo que tenemos que darles algo de importancia:

– Que una botella de agua sea la más cara no significa que sea la más beneficiosa.
– Escoge siempre agua mineral natural, su distinguido es sencillo, pues en el etiquetado aparece la comparación de su compuesto.
– Rechaza todo envase que NO añada su compuesto, o su serigrafía sea compleja en su lectura.

A la hora del compuesto, deberíamos observar algunas características que vienen relacionadas:

– Contienen residuo seco alto. Éstas son bastante más espesas y con más grosor, por lo que tienen más cuerpo en boca.
– Fijate bien en que el nivel de bicarbonato que contenga no sea demasiado alto, ya que esto no hace referencia a si el agua es débil.
– Comprueba su fecha de caducidad.

La mejor decisión es seleccionar diferentes aguas que contengan las características citadas anteriormente y escoger la que mejor se adapte a nosotros.

¿Qué opinas al respecto?

Autor


Avatar