Artículos

Cómo preparar correctamente un tupper para la comer en el trabajo

Una actividad de lo más habitual como comer en el trabajo contiene muchas responsabilidades, ya que si no comemos de forma adecuada puede llegar a provocarnos daños en la salud. Cometemos errores como encargar la comida en vez de hacerla nosotros mismos, alimentarnos solo con snacks, comemos delante del ordenador,  con prisa y acompañamos la comida con bebidas azucaradas o refrescos. Estos son pequeños errores que, a la larga, causan factura.

Pero,  incluso los que se ponen el delantal suelen cometer errores ya que nadie es perfecto. Por eso, este artículo de Centro tecnológico de seguridad Alimentaria vamos a dar unos cuantos consejos sobre cómo hacerlo correctamente.

Consejos para preparar tuppers y no cometer errores

Tener un menú

Lo peor que podemos hacer al recurrir a los tuppers es caer en la monotonía. Al final contamos con poco tiempo para prepararla y hacemos las mismas comidas todas las semanas. Para poder hacer distintas comidas lo mejor es realizar un menú los fines de semana para así organizar y planificar con tiempo y no agobiarnos.

Aliño de ensaladas

Es común que las personas opten por hacer ensaladas, ya que es un plato rápido, nutritivo y sabroso si sabemos elegir los ingredientes adecuados. El aliño que le echamos un día antes de ir a trabajar es un error. Lo mejor es llevarlo en un recipiente aparte y echarlo cuando comemos, de lo contrario los ingredientes se pondrán mustios y blandengues.

Mejor vidrio que plástico

Aunque la mayoría de los tuppers son de plástico la mejor opción son los de vidrio, ya que son muy resistentes, no alteran el sabor de la comida, soportan temperaturas extremas tanto de frío como de calor y es respetuoso con el medio ambiente.

Cerrar en caliente

Tenemos la idea errónea de que después de preparar la comida lo mejor es guardarlo en el tupper, taparlo con la tapa y meterlo en la nevera. Pero no es así. Hay que respetar la cadena de frío, tenemos que dejar que se enfríe a temperatura ambiente antes de cerrar y guardarlo en la nevera. No se recomienda mezclar los ingredientes crudos con los calientes.

prepara los tuppers con cuidado

Preparar demasiado o poco

El tamaño de los tuppers no siempre corresponden a una ración normal de comida. Por lo tanto para evitar quedarnos cortos de comida o desperdiciar comida que tanto nos a costado hacer. Lo mejor es poner antes la comida en un plato para saber la cantidad que tenemos que preparar.

No lavar el tupper en el momento

Cuando acabamos de comer, apuramos los restos que quedan de comida y metemos el tupper en la mochila. Un proceso normal, pero al no lavarlo aunque sea un poco en el cuarto de baño puede llevar a malos olores que se acumulan, algunos restos se endurecen y luego cueste más de limpiar, y provoca que el recipiente se estropee mucho antes.

Descongelar

La mayoría de las personas seguramente sacan el tupper antes de irse a trabajar y lo dejar descongelarse encima de la encimera. Pero, para hacerlo de una forma mejor podemos dejar descongelar la comida un día antes para que se tome su tiempo, y no dejar partes sin descongelar. La solución para esto sería meterlo en el microondas. Sin embargo, esto es otro error ya que este cambio de temperatura tan brusco aumenta el riesgo de intoxicaciones.

Los expertos recomiendan el uso de bolsas isotérmicas o placas de hielo para mantener la comida fresca durante el trayecto y mantener la comida en la nevera hasta su consumo.

¿Conoces algún consejo más? ¡Compártelo con nosotros!

Autor


Avatar