Artículos, Noticias

¡Manda huevos! (contaminados con fipronil)

¡Manda huevos! Y nunca mejor dicho con el tema de los huevos contaminados con fipronil que afecta ya a siete países (y serán más): Holanda, Bélgica, Alemania, Suecia, Suiza, Francia y Reino Unido. Este es un caso de esos gordos, de los que venden periódicos y aparecen en los titulares de las noticias, del tipo de las vacas locas, peste porcina, dioxinas y, el más cercano que tenemos, los pepinos «españoles». Es un caso de esos que genera alarma social y más problemas económicos y políticos que, quizá, riesgo para la salud pública. Ojo, no queremos quitarle la importancia que podría tener para la salud de los consumidores, ni mucho menos. Pero todo en su justa medida.

fipronil-2285075Según hemos leído y contrastando las noticias, parece ser que todo empezó en unas granjas de Holanda y Bélgica que utilizaron un insecticida llamado fipronil para tratar un parásito de las gallinas. Este compuesto está prohibido en animales que vayan destinados a consumo humano, pero es ampliamente utilizado contra parásitos (pulgas, garrapatas) en animales de compañía. ¿Por qué está prohibido? Porque está considerado como «moderadamente peligroso» por la OMS y su ingesta puede provocar vértigos, náuseas o vómitos, y en mayor grado puede afectar al hígado, a los riñones y la tiroides.

Uno puede preguntarse, ¿entonces por qué lo han usado? Buena pregunta. Cabe decir que el fipronil es tremendamente efectivo. Cada cual que saque sus propias conclusiones.

Si intentamos obviar todos los números escandalosos que aparecen en las diferentes noticias (y que no podemos verificar): millones de huevos destruidos, 180 ganaderos afectados, 200 granjas cerradas y/o controladas, 300.000 gallinas sacrificadas, etc., hay varias cosas que nos llaman la atención:

  1. Todos hacen responsables a otros, nadie entona el mea culpa. «Equivocarse es humano, pero echar la culpa a otro es más humano todavía».
  2. A pesar de todo, parece que la trazabilidad funciona. Se han detectado los lotes y se han retirado. No vamos a valorar si puede haber falsedad o no, y si ha sido efectivo. El tiempo (y próximas noticias) nos lo dirá.
  3. A España no han llegado huevos contaminados. Da la sensación que se toma como algo positivo. (Vale, bien, se puede considerar como tal). Pero como a mí no me afecta, ya se apañarán los otros. Vaya políticas comunes que se gasta la Unión. Además, que nosotros sepamos, no es muy común que se hagan controles rutinarios de fipronil en las granjas españolas. Que suponemos que ahora se habrán hecho.
  4. Como dice un experto del CSIC, habría que comerse unos 100 huevos contaminados de una sentada para notar algunos de los síntomas descritos.
El problema será más gordo aún si se detecta fipronil en la carne del pollo. Como si no hubiera bastante con la Salmonella y el Campylobacter. Seguiremos atentos para ver cómo termina todo esto.